jueves, 1 de noviembre de 2007

La chica super poderosa (I)

Gracias a ella se logra resolver problemas, establecer acuerdos, conquistar a la persona que nos atrae, sumar amigos, expresar nuestras ideas y hacer que el mundo gire cada día. También es la culpable –si no es bien manejada o si poco se manifiesta- de rupturas sentimentales, divorcios, malentendidos y conflictos personales, laborales, e incluso organizacionales. Es tan poderosa que puede deshacer, reanudar, fortalecer o debilitar las relaciones diplomáticas entre países.
Cuando es oportuna puede evitar crisis, pero cuando llega retardada o simplemente “no llega”, es capaz de generar caos.
Por ella estamos aquí, viviendo y disfrutando de los amplios beneficios que su tecnología nos ofrece. ¿A qué me refiero?, por supuesto que a la comunicación; cuyo poder es tan inmenso que ha logrado mover el mundo con sólo mencionarla.
Iraset Páez Urdaneta (Comunicación, lenguaje humano y organización del código lingüístico, 1995) plantea que la palabra “comunicación” proviene del latín communicare, e incluye las acepciones de “compartir” y “hacer común o público”.
En este sentido, Adolfo Carreto Hernández (Lengua y Comunicación, 1995) la define como “cualquier tipo de acción por medio de la cual un individuo hace participar a otro u otros individuos, utilizando los elementos que tienen en común, de las experiencias y estímulos del entorno”.
Como ya lo sabemos, la comunicación humana implica una relación de intercambio entre dos personas (o más) en la cual el mensaje fluye en ambas direcciones: “yo emito mi planteamiento, lo escuchas, luego tú emites el tuyo, yo lo capto con atención, analizamos ambas ideas y llegamos a un acuerdo”.
Me refiero a la comunicación humana, porque Renny Yagosesky (El poder de la oratoria, 2001) afirma que existe comunicación en varios niveles de la naturaleza:
* La comunicación biológica, que se produce entre los seres vivos y el ambiente, por ejemplo, cuando respiramos o durante el proceso de fotosíntesis de las plantas.
* La comunicación animal, que se produce cuando miembros de distintas especies de animales no humanos sienten necesidad de aparearse para conservar la especie, desafiar a sus rivales, marcar territorio, llamar a las crías o alertar la presencia de un depredador. Los animales se comunican entre sí por medio de un conjunto de símbolos llamados impulsos biológicos no racionales, pero no desarrollan un lenguaje estructurado como el ser humano.
* La comunicación humana es el tipo de comunicación que involucra un alto nivel de consciencia y acción voluntaria o intencional. Yagosesky la define como “el proceso de relación, mediante el cual expresamos y compartimos nuestra visión de la realidad, con la intención, consciente o no, de influir en los pensamientos, actitudes y comportamientos de quienes nos rodean”.
El autor señala que todo lo que decimos a los demás primero nos lo decimos a nosotros mismos en forma de pensamientos. A esto se le denomina Comunicación Intrapersonal (dentro de la persona), y tiene como finalidad analizar la importancia y pertinencia del mensaje a transmitir, para luego establecer una relación con los otros, mediante la Comunicación Interpersonal (entre personas).
El hombre es el único animal que puede utilizar símbolos para comunicarse, tales como palabras, dibujos, grafismos o números. Sólo él puede transmitir pensamientos, sentimientos, deseos y actitudes, comprendiendo e interpretando los diversos mensajes con los cuales es bombardeado a diario.
Pero aunque tenemos la facultad de comunicarnos por medio de las palabras, la escritura o los gestos, muchos de nosotros no sabemos emplear estos recursos al máximo. Nos resulta difícil conseguir las palabras adecuadas para expresar un sentimiento o alguna idea en un momento determinado; nuestra mente se queda en blanco al tener que redactar algún documento o no logramos coordinar nuestros pensamientos coherentemente; peor aún, decimos que nos sentimos bien, cómodos y felices, cuando nuestra espalda encorvada, hombros caídos y rostro demacrado manifiestan todo lo contrario.
Te invito a conocer los super poderes de esta chica, de ti depende aprovecharlos para lograr unas mejores relaciones. ¡Hasta la vista!